AMPLIACIÓN DEL ÁREA DE CONSERVACIÓN Y USO SOSTENIBLE DEL CANTÓN CHINCHIPE

En el ACMUS-Chinchipe viven especies como el ave Gralaria Tororoi Jocotoco (Grallaria ridgelyi), Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus) y Tapir andino (Tapirus pinchaque). Entre la flora representativa se encuentran especies como Romerillo (Podocarpus sp) y Cedro (Cedrela odorata).

Con esta ampliación, el Área de Conservación y Uso Sostenible del cantón Chinchipe abarca 35371,54 hectáreas, esta área se encuentra en la Cuenca Binacional Mayo-Chinchipe y está distribuida entre las Parroquias Zumba, San Andrés, Pucapamba, El Chorro, La Chonta y Chito, del cantón Chinchipe, provincia de Zamora Chinchipe.

Además, esta área de conservación abastece de agua a todos los pobladores de la zona y es afluente del Río Mayo – Chinchipe.

El objetivo de la ampliación del área es proteger las fuentes de agua, los páramos, el bosque nublado, los animales y las plantas que se encuentran en el área del cantón Chinchipe. Por lo que, el trabajo coordinado entre el Gobierno Municipal de Chinchipe, los Gobiernos Parroquiales, Naturaleza y Cultura Internacional y el proyecto CUIDAR será crucial en la protección de animales amenazados como el ave tororoi jocotoco (Grallaria ridgelyi), el oso de anteojos y tapir andino (Tapirus pinchaque) o especies florísticas representativas en peligro de extinción como el romerillo (Podocarpus sp) y el cedro (Céndrela odorata).

El ACMUS-Chinchipe es parte de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Yacuri, donde, además, se encuentran lagunas en la Parroquia San Andrés y las cabeceras de cuencas de los ríos Isimanchi y San Luís que forman parte de la cuenca Mayo-Chinchipe.

Ampliar el área de conservación es el resultado de un trabajo permanente que inició en el 2009 entre Naturaleza y Cultura Internacional, el Gobierno Parroquial San Andrés, a través de su entonces presiente Miguel Jiménez y el Gobierno Municipal de Chinchipe, con su representante Alberto Jaramillo Núñez, posteriormente se estableció la Reserva de San Andrés que cuenta con 4 717, 28 hectáreas de bosque nublado y páramos.

De esta forma, la coordinación y asesoramiento se afianzó con el Gobierno Municipal del cantón Chinchipe, pues se consideró urgente declarar áreas de conservación para minimizar las amenazas en la zona como la deforestación, incendios y minería.

Es así que, durante 10 años, se han desarrollado diversas campañas ambientales de marketing social donde se han forjado cambios sostenibles a largo plazo con la comunidad. Un ejemplo positivo es la formación de líderes comunitarios que se denominan ‘Guardines de la Reserva’ en la Parroquia San Andrés. Kenny Cordero, vicepresidenta de la Parroquia, señala que la gente es muy consciente en cuidar la reserva, porque de ello depende la calidad de agua que consumirán todos los pobladores. Cordero, menciona que tienen la dicha de contar con un área de reserva y gente comprometida en trabajar y ser responsable con el cuidado de la misma.

La ampliación del ACMUS-Chinchipe es parte del firme compromiso para continuar con el trabajo institucional y comunitario para salvar hábitats de especies amenazadas, reducir la deforestación y proteger las fuentes de agua para el consumo de la población.

Luis López, técnico de Naturaleza y Cultura Internacional, menciona que a lo largo de todo el proceso, ha sido fundamental el involucramiento de las autoridades y el compromiso de la comunidad local para delimitar y ampliar el ACMUS- Chinchipe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *